doctrina

Hacia un esquema conceptual de diversos modelos de gestión penitenciaria

Este artículo describe cuatro tipos de modelos históricos de gestión penitenciaria y los esfuerzos para desarrollar políticas de gestión más eficaces. El modelo autoritario se caracterizó por un sistema arbitrario de poder centralizado – la regla de un solo hombre (el director de la prisión) y por el control social represivo. El modelo legal burocrático tendió a reemplazar al modelo autoritario. En el proceso de burocratización de las cárceles, las asambleas legislativas y los gobernadores exigieron que los principios, normas y regulaciones fueran formulados para racionalizar la política y la práctica penitenciaria, por lo que el poder se descentralizó. En el tercer modelo, el modelo de poderes compartidos, a los reclusos se les ha otorgado cierto poder en la gestión de la prisión, para que compartan, junto con la administración local y la oficina central, una voz en el funcionamiento de la institución. Este modelo va acompañado de una ideología rehabilitadora y democrática. El cuarto estilo de gestión penitenciaria, el modelo de control por parte del recluso, es una extensión lógica del modelo de poderes compartidos. En este modelo, los reclusos, a través de asociaciones grupales formales o informales, le han quitado el poder a la administración, de modo que determinan la política penitenciaria. La política de penitenciaria necesita un estilo equilibrado que evite la anarquía del modelo de control por parte del recluso y la represión del modelo autoritario, para que los presos tengan un estilo de vida ordenado y beneficioso en la prisión
Descargar archivo 1 : doctrina49540.pdf
  COMENTAR