doctrina

Masculinities, Violence and Communitarian Control

"Masculinities, Violence and Communitarian Control" (1994)


Esta publicación replica el artículo incluido en "Just Boys Doing Business: Men, Masculinities and Crime", fragmento publicado de manera abierta por uno de los coautores, John Braithwaite, en su sitio web johnbraithwaite.com . Link electrónico de la publicación: johnbraithwaite.com/wp-content/uploads/2016/03/Masculinities_Violence_1994.pdf

Cita sugerida: J. Braithwaite and K. Daly (1994) Masculinities, Violence and Communitarian Control in T. Newburn and B. Stanko (eds) Just Boys Doing Business: Men, Masculinities and Crime, 221-251. London: Routledge.


RESUMEN

La violencia tiene un género: es en gran medida un problema y una consecuencia de la masculinidad. No menos género tiene las intervenciones estatales contemporáneas para controlar la violencia: las estructuras de respuesta -del arresto al encarcelamiento-, la glorificación de los policías duros, la celebración de los vínculos adversariales  y la construcción de un estado virtuoso  que “protege” encarcelando o, en algunos casos países, matando a "los malos". 

¿Qué alternativas son posibles en un sistema aparentemente cerrado, donde la masculinidad y las estructuras masculinistas son tanto la causa como la supuesta cura de la violencia?

En este ensayo, John Braithwaite y Kathleen Daly consideran la violencia de los hombres hacia las mujeres y las formas de respuesta a ella. Reconociendo el fracaso del sistema de justicia tradicional para dar respuesta a los hombres violentos, esbozan un enfoque más prometedor compatible con los principios y visiones de la criminología republicana. El enfoque se basa en un estrategia de conferencia comunitaria adaptada de la cultura maorí en Nueva Zelanda, como elemento clave en un ideal regulador general que repudia las masculinidades explotadoras. Explican el tipo de conferencia comunitaria al que aluden, discuten sus fortalezas y abordan preguntas desconcertantes sobre su eficacia en diferentes contextos.

Descargar archivo 1 : doctrina89602.pdf
  COMENTAR